La impotencia de la verdad


Interlocutor: ¿Porqué habría de ser la verdad tan impotente?

Krishnamurti: Porque la verdad no tiene una acción. La verdad es débil; no se puede utilizar ni organizar. Es como el viento, uno no puede prenderlo, apresarlo en un puño y exclamar: "Lo Tengo". Es tremendamente vulnerable, impotente como la brizna de hierba al borde del camino...: uno puede destruirla, matarla. Nosotros queremos que la verdad nos sirva para crear una estructura social mejor..., y me temo que la verdad no se puede usar; es imposible, pues, como el amor nunca encierra poder. Está ahí para que uno la tome o la deje.

Luego el problema , señores, no es que llevemos cuarenta años hablando; el problema es cómo puede un ser humano que ha escuchado durante años con el corazón seco, sin una lágrima en los ojos, que ve cómo son las cosas y no hace nada, que tiene el corazón partido, vacío, y la mente llena de palabras, teorías y vanidad..., cómo puede hacer ese ser humano que su corazón ame de nuevo. Ésa es la verdadera pregunta.


¿Puede cambiar la humanidad? Pags. 272- 273 Ed. Sirio