Comentarios sobre el Encuentro 2009







Aquí aparecerán diferentes comentarios recibidos en nuestro email: krishnamurtimadrid@
gmail.com


"Decimo séptimo encuentro de amigos de Krishnamurti 


Diecisiete años consecutivos celebrándose, siempre con gran asistencia, salvo este año, que hubo que cerrar la admisión de amigos que querían asistir, una semana antes del encuentro, porque ni quedaban habitaciones donde alojarlos, ni mesas en el comedor.
¡Y el 50% nuevos!
Efectivamente, algo ha cambiado en el Centro de Madrid, se ha abierto a las nuevas tecnologías, tiene su blog, incluso ha abierto un foro que está funcionando desde febrero, también creo haber percibido una nueva actitud, mayor proximad buscada, a otros Centros de España y un mayor contacto con Brockwood en Inglaterra.
En años anteriores se proponían distintas actividades con el fin de que la mayoría pudiera asistir a la mayoría de actividades posibles, en los últimos años no, literalmente se dice en el programa “Cada uno de nosotros se podrá organizar su propio encuentro, siendo libre por completo, para asistir o no a las actividades propuestas”
Los asistentes valoraron positivamente esta propuesta en libertad.
Si los centros de Información Krishnamurti tienen el compromiso de abrirse y mostrar las enseñanzas a aquellos que esten interesados en conocerlas, creo que esto es un buena forma de hacerlo.
Un cordial saludo a todos." -Gonzalo-






"Alguno pedía que le devolviesen el dinero porque no había encontrado la paz interior" ... bromeaba Ángel al despedirnos.. 
Otros comentaban que habían disfrutado mucho de un fin de semana intenso, alegre y diferente, a algunos se les había hecho muy corto. 
Muchos venían por primera vez al encuentro, la mitad de los asistentes aproximadamente, y se iban sorprendidos por la naturalidad y buen ambiente en el que habían participado.
Alguno se atrevió a contar también los aspectos menos favorables cuando en la reunión general de despedida se abordó ese importante asunto. Se comentó entonces que algunas personas se alargan en sus intervenciones en grupo, echando en falta algún silencio en los diálogos. Otra persona echaba de menos profundizar en la investigación y otros proponían observar en toda situación, sin excluir opiniones incómodas o aparentemente superficiales. Todo podía ser cuestionado, por nosotros, los que estábamos allí.
Al escuchar todas estas cosas me sorprendía tener que admitir honestamente en mi interior como muchas de estas eran verdad siendo a menudo contradictorias. Y me preguntaba si el ideal sobre lo que "tendrían que ser" las relaciones humanas, lo que "tendría que ser" un Encuentro Soberbio, no era ya perfecto en su imperfección, real es su dimensión humilde y sincera. 
Y mientras regresábamos en el coche charlando sobre viajes iba sintiendo cómo la vida en realidad es eterno presente. 

-Marta-