Reflexiones sobre el Encuentro de este año 2012


 
Publicamos aqui las reflexiones o comentarios que nos van llegando de los asistentes al encuentro.
Gracias por vuestra colaboración.


---------------------





Acostumbrado a los encuentros de La Vid, Palencia y Bilbao, en los que solamente hay un grupo de investigación, donde nos encontramos todos los componentes, este último encuentro ha sido para mi diferente.
Varios amigos me han comentado que echaron en falta ese contacto entre todos los participantes. A pesar de las reuniones, digamos, en gran grupo, para mí en este encuentro en concreto descubrí, solamente, a algunos de lo componentes del grupo en el que me integré. Y fue muy satisfactorio.
Y de las reuniones en gran grupo quiero hablar. Vengo observando a lo largo de unos cuantos años, que en general hay una opción de investigación, en ocasiones marcada por un título, que nos encauza en la dirección  a seguir. Pero en el desarrollo de la misma, aparecen en ocasiones temas digamos del día a día, en los que debiéramos ser capaces de imprimir en ellos el denominador común de la enseñanza.
Dado que el tiempo a veces es pequeño y el tema requiere un espacio mayor, bien podríamos, los que así lo deseen abrir un cauce de intercambio de pareceres.
En concreto y ahí va mi aportación, en cuanto al tema que surgió en Segovia en torno a la no propaganda a través de internet de dicho encuentro, existen varias alternativas, continuar en el mismo lugar y remitir la información por escrito como otros años en los que el lleñazo fue total. También al propagar en la página la propaganda, no poner el lugar de encuentro y remitir a los interesados a solicitar información individualizada. 
Por supuesto que podemos hacer el encuentro en otro lugar. Hay tantos. Pero eso lo deben decidir los organizadores. Aunque también los alternativos pueden organizarlo ellos donde crean más conveniente. La imaginación al poder.
El valor que cada cual siembra es el que recoge y en este caso la intransigencia de la jerarquía llamada religiosa y todos nos entendemos, ha despertado en nosotros, como no podía ser de otra forma, intransigencia. 
Como labradores del alma, ¿Qué estamos acostumbrados a sembrar?
Os llevo en mi corazón.
Pedro Calvo



"Mucho autoengaño, mucho aislamiento disfrazado, gran miedo a afrontar la soledad auténtica que queme y cree. Todo acompañado de bonitas palabras, buenas intenciones  y deseos, que se vienen abajo en cuanto surge algo real que hay que afrontar (como ocurrió al final). ¿Cómo se puede así trabajar juntos? Ni con crisis ni sin crisis. Mientras no parta uno primero de "estar ya junto" ¿con quién podrá uno estarlo? Tan sólo usará a los demás para seguir huyendo o buscando, a los demás que se dejen porque cojean del mismo pie que uno (con multiples variaciones). Yo soy el primero de los autoengañados, el primero de los aislados, el primero de los miedosos. Digo el primero porque de mí estoy seguro, de los demás en realidad no sé gran cosa.
Un cariñoso abrazo para todos."  

Ursinio



"Amada Segovia, amados amigos, amados paseos, en los que incluyo cada diálogo; compartimos juntos unas 35 personas nuevamente el último fin de semana de mayo, en ese marco embriagador..
El viernes hablamos de algo aparentemente paradójico, esto es, de si podemos vivir mientras la vida fluye por nuestro ser. Aparentemente es claro que no hay otra opción, y sin embargo, más pareciera que nos hubiéramos conectado con todo lo relativo a lo patológico de nuestra existencia, y poquito a poco hubiéramos ido ahogando la parte biológica de la misma. Hay proceso biológico, con 90 años y con 10, con 35 y con 60, con 1 y con 20.
Nos preguntamos sin escapes, permaneciendo con la pregunta, sin permitirnos escapar de ella, si era posible vivir en conexión con la biología, con el proceso vital que está dándose en cada instante para la pervivencia de esto que llamamos ‘vivir’.
No un tratar de escapar con explicaciones mil, sino un acto de plena consciencia con lo que está operando en cada momento, que hace, en comunión con el resto de la manifestación, un movimiento rico, múltiple, sorprendente, variado, lleno de contenidos, de vivencias sin dueño, de pasajes únicos (porque no perviven en el tiempo), de riqueza incontrolada.
Hablamos sin escapes sobre el vivir conectado a esa corriente. De cómo esa corriente cuando se libera salta por encima de cualquier dificultad, desbordándose por encima de cualquier obstáculo, creando nuevos cauces.

Con paseos y diálogos ocasionales, llegamos al vídeo del sábado. K hablaba del vivir juntos en unión, de que eso no podía darse sin religión, de si era posible ser bueno en este mundo, de por qué hemos dejado de preguntarnos sobre la posibilidad de crear una buena sociedad. Si no habremos asumido definitivamente el condicionamiento y, por tanto, asumir como imposible el que seamos capaces de abordar el presente de forma completa. De cómo el ser humano cuanto más progresa menos se encuentra. De cómo damos mil explicaciones para eludir que el analizador es lo analizado, para eludir el sentir religioso de unidad.

Con el vídeo nos fuimos al diálogo para hablar de la resignación, para observar como llevábamos una hora dando explicaciones, sin darnos cuenta que esas explicaciones únicamente hablaban de nosotros y eludían preguntas desestabilizadoras, del tipo:
¿es posible vivir de otra manera? ¿Podemos transformarnos?
Observamos como explicamos para no relacionarnos.

Y hubo mucho más, pero yo ya no estuve, aunque si estuvo siendo todo lo vivido"

Alfonso