Miren nos cuenta sus reflexiones tras el encuentro de Bilbao -Abril 2013-

El fin de semana del 5 al 7 de este mes de Abril 2013 se celebró el 3er Encuentro de Amigos de Krishnamurti en Bilbao, en el mismo lugar de siempre que los dos años anteriores, en el convento de las Hermanas Reparadoras de Las Arenas- Getxo (Vizcaya).

Eramos alrededor de 14 personas, y comenzamos los Diálogos de Indagación la noche del Viernes con la lectura del Discurso de disolución de la Orden de la Estrella, que dio Kirshnamurti en Ommen el 2 de Agosto de 1.929, y que representó la ruptura con todo lo establecido por Organizaciones, Religiones organizadas, Iglesias, y cualquier otra Institución que manipulara al ser humano con dogmas, leyes, o preceptos para su esclavitud y ser controlado. Así como también el punto de partida hacía una nueva Enseñanza, cuya realidad esencial es de la misma naturaleza que la del ser humano: la Libertad.
Posibilitar que los seres humanos fueran seres libres fue su único propósito. Libres de todo condicionamiento, prejuicios, símbolos, o sea de todo lo que ha ido conformando el contenido de nuestra conciencia, a lo que llamamos ego, a lo largo de toda nuestra historia.

Veíamos en el diálogo que el primer paso para esta transformación psicológica en seres libres , es el de tomar contacto con todo nuestro condicionamiento o lo que es lo mismo que con todo el contenido de nuestra conciencia, para poder conocerlo que es lo mismo que conocernos a nosotros mismos, en su estructura, en su funcionamiento, no de una manera mecánica aprendida de memoria, sino en profundidad cuestionándolo todo, y así poder conprenderlo o lo que es lo mismo que comprendernos a nosotros mismos. Y comentábamos que nos dábamos cuenta que sin dar este paso no podríamos ser libres.

Insistíamos : Libres para mirar, para comprender en profundidad, con seriedad, sin quedarnos en lo superficial, y poder pensar por uno mismo, para en cada instante estar viviendo, aprendiendo,  reeducándonos. Por todo esto, dábamos importante relevancia el abrir cualquier Encuentro tomando contacto con este hecho fundamental, que es el de la Libertad de los seres humanos para su transformación radical psicológica.

Continuamos con una lectura del Libro "La pregunta imposible" de Krishnamurti sobre "El estado de la mente". Después de la lectura , nos preguntábamos ¿puede una mente mecánica que se manifiesta en la "sabiondez", cuestionarse en profundidad, afrontar con capacidad todo el contenido de nuestra conciencia, o sea nuestro condidionamiento, nuestro ego, lo engañoso, lo retorcido, las sensaciones subjetivas que se toman por Universales, y por tanto afrontar los hechos?

Veíamos también, que es esa respuesta mecánica de la mente la que crea problemas, es el problema mismo, incapaz de afrontar los hechos. Sin embargo, cabe una cualidad muy sensible y sutil : el no sé, donde tiene lugar la mente creativa abriéndose a un inmenso espacio donde todo nuestro condicionamiento puede ser observado cuestionado sin una respuesta inmediata, o sin ella, un "no sé" para poder mirar todas nuestras cuestiones fundamentales en su totalidad, o sea de una manera holística.

En el siguiente diálogp del sábado por la mañana dimos lectura a un extracto del libro "Ser humano" de Krishnamurti, sobre La imagen. La imagen de nosotros que tanto nos influye distorsionándolo todo en nuestras vidas. Veíamos que cuando decimos que estamos mirando algo, no suele ser así pues la observación que da lugar a la comprensión no puede darse a través de imágenes, o sea mediante el juicio o la justificación. Aclaramos que lo que entendemos por mirar o ver es comprender.

Nos preguntábamos también qué son las imágenes, y nos dábamos cuenta de que son conceptos, ideas que nos hemos creado a cerca de nosotros mismos proyectadas sobre los objetos, las cosas, las personas, las cuales en realidad nada tienen que ver con esas imágenes proyectadas en forma de miedo, ira, comparación, carencia etc que impiden y distorsionan la comprensión y la relación.

Veíamos también como el sentimiento o sensación de carencia, la comparación, es una imagen proyectada de uno mismo, y no de la percepción de la realidad.

Así pues, también insistíamos en como todo nuestro condicionamiento, nuestra manera de pensar y concluir nos impedía aprender, en dar con algo nuevo, en ver y afrontar los hechos, la realidad. Tomamos pues contacto con la dificultad para ver lo que son los hechos y afrontarlos.

En las comidas seguíamos dialogando apasionadamente sin excluir las bromas en un tono relajado y de gran confianza. En una conversación que se dio entre varias personas y en la que participé en silencio, escuché que una de ellas dijo "el pan quizás no lo podamos compartir, pero sí el hambre", y esta reflexión nos llevó a plantear en el siguiente diálogo la siguiente pregunta: ¿podemos amar sin motivo?

Fue difícil entrar a mirar si era posible amar sin motivo, por lo que decidimos dejarlo estar en nosotros sin necesidad de apresurarnos a contestar, y que simplemente tomáramos contacto con la pregunta para que germinara en nosotros sin mayor presión, si es que era posible.

Aunque dos asistentes al encuentro se molestaron un poco por no estar acostumbrados a asistir a este tipo de diálogos, donde todo lo que se expones es susceptible de ser cuestionado, no como debate, o discusión, sino como mirada en su totalidad, los diálogos fluyeron armoniosamente entre el resto de los asistentes sin grandes "asaltos", ni "aspavientos", ni "agravios", que en ocasiones suelen darse desafortunadamente en este tipo de Encuentros, boicoteando así cualquier posibilidad de estar juntos indagando y no meramente especulando.

En el diálogo de la noche del sábado, 11 personas/asistentes al Encuentro nos pusimos en contacto a un tiempo. Simplemente ocurrió que todos mirábamos a un tiempo sobre la pregunta formulada por uno de los asistentes: ¿ qué ocurriría si las imágenes desaparecieran de nuestra mente, si de pronto las imágenes cayesen de golpe, dejaran de existir en nuestra mente?. En un gran silencio, no del que vamos a callarnos 5 minutos, sino de ese silencio que surge cuando se abre un espacio infinito abierto percibiendo algo nuevo. Y pudimos ir viendo al instante, no de manera mecánica ni memorizada, lo que se podía dar en aquel espacio que era infinito, creación inteligencia, observación. Podría estar nuestro condicionamiento también allí, pero en un estado distinto por completo: el total cuestionamiento de todo ello a través de la observación allí presente. Al entrar en contacto con todo ello sin necesidad de escapar, conociéndolo, comprendiéndolo, pudimos vislumbrar nuestra capacidad como seres humanos para ser libres.

Los 11 asistentes participamos de una gran alegría sin euforia, un regocijo brillante se mostraba en nuestros ojos, que no nos permitía separarnos , aún cuando ya terminada la indagación y fuera de la sala, nos mantuvimos allí todos de pie, mirándonos, juntos sin poder marcharnos a nuestras habitaciones a dormir a pesar de nuestro cansancio. Fue algo realmente extraordinario, y podría decirse que verdaderamente estuvimos juntos mirando , indagando en lo mismo y al mismo tiempo, lo que nos unió compartiendo lo mismo.

Muchas gracias a todos, con todo afecto.

Miren