REFLEXIONES DESPUÉS DE SEGOVIA

Queridos amigos de K y amigos nuestros
;)

Fuimos unas 40 personas las que nos reunimos durante un fin de semana en Segovia, en el Convento de siempre, y tal vez con menos expectativas.. pues bien: este año hay un aluvión de reflexiones y estamos entusiasmados!!!

Aquí las vamos a ir publicando y aprovechamos para agradeceros la creación de este encuentro, por cada uno de nosotros allí, juntos.

ÍNIGO


Extraño fin de semana el retiro de Segovia, fugaz y fructífera inmersión en el compartir. Se lo recomiendo encarecidamente a aquel que quiera romper todos sus esquemas en tiempo record.

Y digo yo ¿Qué tendrá que ver el amor en el mensaje de Krishnamurti?, ¿De dónde diantres me había sacado yo esa idea?, ¿siento el amor o es mi condicionamiento?, ¿existe el amor?, ¿Y los puerros? ¿Serán también una creencia? ¿Si observo un puerro y por efecto de la observación se convierte en rábano será biológico?

¿Se puede compartir espacio y tiempo con un grupo de totales desconocidos, sentir el calor de su acogida y sin embargo volar de malentendido en malentendido a lo largo de 60 horas? He descubierto que sí.

He descubierto que existen al menos dos tipos de admiradores de K, los flower-power y los taxidermistas de la mente (yo soy de los primeros). Dirán ustedes ¡Qué horror! Pues hombre, no es para tanto si cualquiera de los miembros de uno de esos grupos te hace sentir su hermano.

Maravillosa acogida de nuestros amigos madrileños, un regalo en todos los sentidos. Segovia preciosa en Mayo. Sentido del humor a raudales, calor humano y solar, que picaba lo suyo, honestidad y cariño.

Me quedo con todo, absolutamente. Gracias de corazón.

Iñigo



ALFONSO

"De la Ausencia de mi mismo"

Y quería hablar un tanto de ese ensimismamiento y embeleso que hace no ver ni lo que delante nuestras mismas narices se encuentra, ni oir otra cosa que no sea la música que tan afanosamente hemos metido en nuestras orejas con delicado artilujio, ni oler aroma que no sea el de las flemas que taponan mis conductos consecuencia de la alergia. Y del tacto, y del gusto, y del sentir, y de tantos otros, no hablo para no cansar, porque todo nos lleva al mismo sitio, y ese sitio no es otro que el tan reconocido ‘yo’ que tan alejados nos mantiene de todo, al tiempo que apegado a ‘mis cosas’, para, con ese afan, abocar a todos estos agraciados sentidos a cosa insulsa, inservible salvo para cosa grosera y de bulto.

Y esta primavera reluciente, plena de luminosidad, tras tan oscuro invierno, nos preguntabamos, allí en Segovia, si el ser humano, o sea nosotros, estaríamos condenados a no conocer otra cosa que no fuese el reconocimiento de lo que ya para uno es conocido de algún modo, que al final es como si nada conociesemos, dado lo limitado y escaso de todo conocimiento, por grande que creamos que este sea, y por el impedimento que tal conocimiento produce para aprender cosa nueva alguna.

Y es así como nos pusimos a recibir con los sentidos, que tan hermosamente este cuerpo tiene armados, todo lo que en ese momento estaba con nosotros, es decir, con la naturaleza toda. De ese modo, empezó a entrar luz, rostros, gestos y ademanes de los que enfrente estaban, a entrar cantos de pájaros y repicar de campanas, empezaron a entrar estornudos, al llenarse las cavidades del polen que acompañaba a las descomunales bocanadas de aire; y que decir del tacto y de la piel, si hasta de gallina se ponía esta, en un intento quizás por reducir de algún modo tanta imprensión que volvía al cerebro turulato.

Y al recibir tanto arrebato de información, reflexionabamos si no sería esa inmensa apertura, de entrar en contacto con el instante en el que uno esta viviendo ahora -es hermoso pensar que tenemos acceso a él en cualquier momento, que ni hemos de buscarle, ni mucho menos esperarle, más pareciera que fuera él quien nos estuviese esperando, como diciendo: ‘a ver si vuecencia se digna por una vez a visitarme’-, de lo que K y otros sabios han hablado, y de lo mucho que eso supone para el modo en que llevabamos nuestras vidas.

Y porque si este cuerpo se pone a mirar, se despierta, tal como estabamos viendo, su natural inteligencia, que es de la misma naturaleza que la del pajarillo, la del árbol y hasta de la misma hormiga, barruntabamos, incluso, que hasta el mismísimo sol estaría regido por ella, por esto, como decía, el cuerpo se pone a sentir y el pobre pensamiento queda apartado ante el torrente de tanta impresión.

Y como quiera que él se manejaba con una información conocida y ahora la recibía de todo tipo, y además nueva, porque era de ese momento y no de ningún otro, este, el cerebro, dejaba paso a algo que no era de su pasado, de su conocimiento, de su pensar, sino que era algo capaz de vivir con ese movimiento nuevo, que era tanto como exigirle al organismo todo que se pusiera vivo, que volviera a la vida, que se abandonase a esa inteligencia, porque en su defecto tanta vida percibida capaz sería de volverlo loco, salvo que se abandonase y quitase de en medio, ya que el propósito de controlarlo todo daría al traste con todos los cálculos, con todos los intentos, y finalmente provocaría tal cortacircuito que rompiera algunas de esas delicadas placas para hacer que, el ser relumbrante yacente en este cuerpo vivo, se estropease de manera irreparable hasta necesitar ser recluido o cuidado durante el resto de sus días dada su nula capacidad para retener la vida que le quede, tras haber malgastado buena parte de los preciados tesoros con los que llego al mundo.

Y si has tenido la paciencia de llegar hasta aquí, ahora sí, pongo la esencia de lo que decir quería tras tres horas de indagación en aquel bello altozano:
Hay una belleza extraordinaria en el no ser, en el ser capaces de abandonarse, en el estar ausente de uno mismo, en el vivir sin reconocerse, porque asi dejamos al cuerpo todo que opere con su inteligencia; de modo que de todo aquello, que tan en falta echamos, habrá a raudales, dícese: frescura y ligereza, sensibilidad e inmutabilidad, rapidez y vigor, energía y pasión, belleza y aprender, orden, amor y compasión...

Alfonso


PILAR 


ENCUENTRO EN SEGOVIA AMIGOS DE JK- DOMINGO

(1)

El domingo vimos un video maravilloso en la que JK finalmente hablaba del Amor. El video acaba de una manera muy especial, porque JK se conmovió tremendamente al pronunciar esta palabra. Parece como que quisiera entregar y dejar allí todo el amor que sentía, dado que parecía ser consciente que no iba a tener muchas más oportunidades…a mí me dejó totalmente absorta y clavada en mi silla, tal era la fuerza que allí había…

Luego en el grupo, en aquel maravilloso paraje, debajo del lugar donde los dos santos meditaron, investigamos el tema, siempre con referencias a nuestra propia observación y vivencia.

Las palabras de JK nos llevan hábilmente a detectar todos aquellos instrumentos a través de los cuales se manifiesta el amor. Por un lado observamos lo que con total unanimidad se descartan como manifestaciones del amor y por lo tanto tenemos que ser libres de su acción: celos, envidia, ambición… etc. Y por otro lado observamos expresiones o fragmentos del amor: generosidad, flexibilidad, tolerancia, afecto… etc. Bien ¿Qué tienen en común estos dos grupos de manifestaciones que hemos creado? Que ambos pueden estar dirigidos por el interés propio. El primer grupo obviamente, y el segundo grupo sutilmente.

Y con ello es fácil llegar a una fácil y paralizante conclusión en la que se asevera que el ser humano no vive en el Amor, que nosotros no podemos sentir el Amor, dado que es muy difícil liberarse de todo eso que no es Amor.

Y al hacer esto no nos damos cuenta de cómo estamos arrastrando un condicionamiento ancestral, muy bien articulado por la cultura, en la que se lleva al hombre a alcanzar una meta: El Paraíso, el Cielo, el Amor… ¿Se ve como cualquier búsqueda, o cualquier objetivo a conseguir, aún siendo palabras tan evocadoras, realmente esconden la trampa del condicionamiento, de la ignorancia? ¿Acaso tú, yo, y todo el mundo no vive en el Amor? ¿Acaso no hay millones de acciones en el mundo que afloran desde el Amor?

Ante esta pregunta tan aparentemente ingenua, enseguida se despliega el esperpento de la crueldad humana en forma de guerras, violaciones, agresiones, conflictos en definitiva. Y se asevera que sin eliminar esto el ser humano nunca podrá vivir en el amor, por lo que tenemos que prestar atención a eliminar todas esas manifestaciones del mundo en el que vivimos.

Todos hemos observado que a lo largo de la historia ha habido mil intentos de eliminar todo ello desde la ideología. Y también hemos observado como nosotros mismos hemos intentado eliminar nuestro propio conflicto interno a través del pensamiento-tiempo (esto es así ahora pero lo cambiaré mañana) que no deja de ser pura ideología. Y también observamos que aunque se pueda moderar, el conflicto, sigue, sigue y sigue.

Bien, si es así, ¿Es inevitable tener que relacionarnos con el conflicto? ¿De dónde nace realmente el conflicto en el ser humano? ¿Es algo externo o es algo que nace de su interior? Todos los que ya hemos hecho un trabajo con nosotros mismos tenemos claro que lo así llamado conflicto está en nuestra biología, en nuestra memoria, y se manifiesta si o si…. Pero ¿Podemos llegar a comprender la esencia de ese conflicto? ¿Podemos llegar a ver como ese conflicto es el resultado de experiencias incompletas, en la que nuestra ignorancia, basada en ese movimiento del pensamiento-tiempo (deseo, autosatisfacción), nos llevó a acciones conflictivas y que su memoria quedó ahí impregnada en nuestra biología, para recordarnos LO QUE NO FUNCIONA, lo que no está en armonía con la Vida?

¿Qué es lo que pasa si nuestra percepción se ancla en la inteligencia holística, en la percepción desde la unidad? Tal vez, esa MEMORIA, del así llamado sufrimiento, se abra ante nosotros para entregarnos su esencia, y se funda en esa inteligencia holística para llevarnos a esa acción de Amor…

“La única forma como puede captarse el mundo en su esencia reside, no en el pensamiento, sino en el acto, en la experiencia de la unidad” Eric From

“Donde no hay amor, pon amor y saldrá amor” San Juan de la Cruz

¿Podemos ya reconciliarnos con nuestra memoria de sufrimiento, porque hemos comprendido que forma parte también de esa inteligencia holística? ¿Podemos así vivir en el Amor en nosotros y en el mundo?

Gracias a todos por resonar en esa inteligencia y sensibilidad que se vivió, con chistes incluidos!!!!!!

---

(2)

Qué de debates sobre el EGO, el YO, inmortal o perecedero… y todas las demás ideas que inundan estos foros.

Y por supuesto en el encuentro en vivo de JK en Segovia también estuvo el tema con total fuerza y pasión. Una compañera dijo: “No e
ntiendo como llevan ustedes estudiando 20 años a JK y todavía no han entendido que el EGO está ahí y seguirá estando!!!!”

Bien ¿no será todo más sencillo?

Como nos dedicamos a poner nombres a las cosas, y de esta manera las fragmentamos, pues la verdad es que se monta un buen lío. Por ejemplo, definimos el EGO como una parte del ser humano que está movida por un INTERES PROPIO, y luego también decimos que eso forma parte o es la parte psicológica del ser humano. Pero tú preguntas ¿Cuál es el mecanismo biológico exclusivo de eso que llamamos, ego, psicológico, yo, o como se quiera llamar? Y se contesta: la psique…. Pero ¿Esa psique es diferente a aquella que nos permite instrumentalizar nuestras necesidades biológicas, adicionales a aquellas que ya nuestro cuerpo ha automatizado completamente, como por ejemplo buscar comida, protegerse de la climatología, etc.? ¿Y? Pues que no, que no hay unos mecanismos que sustenten en exclusiva esos, tan debatido, conceptos que hemos creado, porque el ser humano es integral, holístico, y no podemos diferenciar lo físico, de lo psicológico, sólo, en todo caso, a efectos pedagógicos para acercarnos a la comprensión.

¿Y entonces? ¿Hay algo que decir a esta compañera sobre la permanencia del EGO? No realmente no hay nada que decir, porque si vamos más allá de lo pedagógico y nos ubicamos en lo esencial, tales palabras no tienen ningún sustento, y por lo tanto tampoco es de utilidad debatir sobre ello.

¿Qué es ubicarse en lo esencial? Ubicarse en lo esencial es comprender el mecanismo de percepción del ser humano, comprender como se manifiesta en nosotros lo así llamado “psique”, “psicológico”, “ego”, “yo”, etc., que no es otra cosa que información impregnada como memoria en nuestro cuerpo, que tiene la particularidad de sustituir o mezclarse o camuflar o obstruir, a la verdadera percepción real… Si desde la atención se observa el proceso de percepción y se mantiene puro, la acción resultante de la misma es pura, correcta, holística, sin conflicto en definitiva. Porque estamos liberándonos de nuestra memoria, que nos constriñe, nos limita… para dejar que aflore en todo su esplendor la inteligencia y la sensibilidad…. ¿Necesitamos algo más?

Todavía aún estando ahí, siguen las preguntas, y nos preguntamos por el espíritu, con todos sus ríos de palabras dedicada a desarrollar este concepto creado por la mente desde que el hombre es hombre…. ¿Y? Pues que de nuevo hay que buscar lo esencial, que nos está hablando, moviéndonos a esa comprensión de la Vida…. ¿Dónde está lo así llamado espiritual en esencia? Lo veo como el sustento de donde mana esa percepción pura, completa, total, y ahí el ser humano va más allá de su percepción como ser y “siente”, “sabe” que está en unidad con la vida, como no podría ser de otra forma, y que por lo tanto ya no hay nada que buscar: él es Espíritu, Vida, Todo… Y comprende que sin lo que él es, la vida no existiría…. Y comprende que sin la montaña, la silla, el árbol, el mono… la vida no existiría…. Porque todos, al ser vida, somos una mera manifestación de ella en totalidad, ningún fragmento está en otro sitio que no sea la vida, tenga la configuración que tenga!!!!!

Hagan juego y disfruten… las cartas ya se han repartido….

Nota: Mi inmenso agradecimiento a todos mis compañeros, presentes y ausentes, que con su inteligencia y sensibilidad evocan en mí la verdad. También mi agradecimiento a la esencia de JK que sin tiempo, en el Ahora, nos sigue invitando a resonar con la verdad en una tierra sin caminos...


FRANCISCO 

El encuentro de Segovia ha sido precioso. En los diálogos del grupo en que participé hubo precisión, madurez y afecto. Gracias...

MAYKA (extractos de nuestro muro facebook)

Si, un encuentro emotivo y acogedor, donde salí con muchas cosas claras: primero estamos en la tierra para ser felices, segundo ya somos amor por tanto hay que descubrir si sufrimos, porqué y a solucionarlo lo mejor que podamos y tercero que no hay que tener miedo a la soledad porque nos une un velo protector y por último percibí tanto amor en algunas miradas tristes!!! que me sobrecogió tanta sensibilidad.
-
Las formas redondas, el círculo, simbolizan en general la integridad natural, espacio sagrado, altar, imagen del mundo. Es un placer, una diversión ir viendo como el camino es tan sencillo y agradable de andar y todo para alcanzar nuestro centro. (ver las fotos en facebook)

GOYO

Si uno tuviera que expresar una síntesis del encuentro que ha tenido lugar en Segovia, en este precioso mes primaveral de mayo, podría decir sin lugar a dudas que la vida es sorprendente a cada instante, que todo aquello que se manifiesta es absolutamente nuevo y bello, y que participar de su movimiento creativo es la esencia del amor.  
Texto completo en el blog de GOYO: