El Esfuerzo es una distracción con respecto a lo que es


Debemos comprender el problema que implica el esforzarse. Si podemos entender el significado del esfuerzo, entonces podemos trasladar esa comprensión a la acción en nuestra vida cotidiana. El esfuerzo, ¿no implica una lucha por cambiar lo que es, transformándolo en lo que no es, o en lo que debe ser, o en lo que ello debería convertirse? Estamos constantemente escapando de lo que es, para transformarlo o modificarlo. El que está verdaderamente contento es aquel que comprende lo que es, que atribuye su significado exacto a lo que es. El verdadero contentamiento no radica en las pocas o muchas posesiones, sino en la comprensión del significado total de lo que es. Ese significado se comprende sólo en el estado de pasiva percepción alerta. Al hablar del esfuerzo, no me estoy refiriendo ahora al esfuerzo físico con la tierra, con la construcción o con un problema técnico, sino al esfuerzo psicológico. Los esfuerzos y los problemas psicológicos eclipsan siempre a los físicos. Podremos edificar una muy cuidada estructura social, pero en tanto no se comprendan la ceguera y la lucha psicológicas, éstas derribarán invariablemente la estructura cuidadosamente construida.

El esfuerzo es una distracción con respecto a lo que es. En la aceptación de lo que es cesa el esfuerzo, la lucha. No hay aceptación cuando existe el deseo de transformar o modificar lo que es. El esfuerzo, que indica distracción, debe existir mientras haya deseo de cambiar lo que es.

28 de Agosto, Libro de La Vida