Mas comentarios después del encuentro de SEGOVIA

Reflexiones SEGOVIA, enviado por Pedro:
--

Mayo se fue llorando.
Y al igual que en otras XXI ocasiones nos encaminamos, desde diferentes lugares a compartir unas horas intensas con los amigos y con los que aspiraban a serlo.
Algo se respiraba en el ambiente a bullicio y alegría en los bajos del convento, con pocos frailes dentro, algo que desde la ortodoxia más pura se cortó sin mediar otras consideraciones. Y ya en el silencio de voces discordantes y a través de las formas, fueron apareciendo los púgiles frente a frente con unos árbitros, primeros espadas, que desgranaban lo que se supone debe ser el ideario de los sin ideario. Y la noche transcurría con naturalidad sosegada agotando los últimos recursos de aquellos, que por el viaje, la cena y las circunstancias nos arrancaría del lugar la voz fuerte y sonora del amigo Enrique diciendo: Señores me voy a dormir. Pistoletazo de salida y de entrada en sueños más o menos reparadores.
Cada vez que me enfrento a un púgil y le golpeo, a mí me golpeo. En el interior de una gran bolsa aparecen los números que servirán para agruparnos en torno a los otros púgiles, algunos muy bellos, otros magullados por la vida muestran con una sonrisa su dolor y sufrimiento. Hasta el sol se hizo cómplice de nuestras andanzas. Y como en otras ocasiones cada cual aporta lo que trae. ¿Nos unimos en el pensamiento? Difícil misión la de escuchar y esquivar los golpes del contrario, pues al final solos ya cada uno en su lugar de residencia los luchadores han desaparecido y solo yo me encuentro otra vez con lo mismo, mi sufrimiento, el conflicto, la crisis del mundo, de la hablamos en los encuentros.
Se pone el disco y comienza el desgranar de las mazorcas como en veces anteriores, pero con manos nuevas en las que aparecen las mismas llagas con el paso del tiempo. Se echan en falta las ausencias de algunos amigos y puntuales los rituales se hacen presentes, incluso en el programa casi todo se repite. Seguimos metidos en el mismo calcetín y ya huele. ¿Seremos capaces de dar vuelta al calcetín y enterrar todo lo que nos ha traído hasta aquí?
Todo o casi todo lo pasamos por el filtro de la memoria, comparándolo, interpretándolo, juzgándolo, rechazándolo, aceptándolo y muchos otros dolo. Más después de la tormenta, los chistes, los dolores, vacíos y sinsabores llega lo desconocido que barre todo lo que rezuma pasado y me mantiene en el presente activo, vacío, observando y sintiendo como el calcetín se dio la vuelta. Yo no hice nada. Más al escuchar atento las palabras, argumentos, rechazos y cabreos veo de lo que me he desprendido, al menos por estas primeras horas conflicto incluido.
Permite vivir y permíteles vivir como quieran y como te salga de ahí. Escucha, no respondas, deja que transcurra la vida y las argumentaciones, los grandes discursos, los desengaños y los rechazos. El presente lo entierra todo, sobre todo cuando uno le deja actuar y deja de actuar. Sigue lloviendo, pero nadie es responsable de ellos. Las leyes naturales se cumplen sí o sí.
Cuando te ves rodeado de personas que observan, que se cuestionan el método, la forma de investigación, que son críticos con lo desconocido, que han integrado en su corazón más que un discurso una forma de vivir, invocar a “lo que es” visible o invisible, se hace menos que absurdo. Y alejado ahora del laboratorio, cuando van llegando casi por primera vez las comunicaciones con una cierta soltura me cuestiono otra vez las rigideces que se dan en los encuentros. Hubo pocas felicitaciones, casi ninguna, quitando a Marta la organización casi ni estuvo presente, el tema se las traía, y se mostraron pocas salidas de este laberinto teñido de color.
Y ahora sigo adelante, viviendo cada instante como si fuera el último, sin esperar al futuro pues se van cayendo las telas de araña que como algo necesario y adaptado me acompañan. Lo mejor será esperar un poco más, entablar comunicación con algunas de las personas que allí estuvimos, intercambiar opiniones, estados, sensaciones, percepciones, resultados, acciones y quizá después pueda sacar algo interesante que exponer y exponerme a los ojos de los demás.
Los discursos bonitos, terminados, con olor a rancio ya no sirven. Nuestros devaneos y misas de niños o misas mayores a veces y sin saberlo, ni darnos cuenta, tienen una acción en nuestro interior tan poderosa que haciendo una comparación con situaciones anteriores nos damos cuenta de lo que ha cambiado, en el fondo, muy en el fondo. Una frase, una palabra, una expresión puede generar en nosotros un proceso de abertura de ojos que sin percatarnos de ello, se manifiesta en los pasos sucesivos.
Somos adultos, o debiéramos serlo y cuando esto no sucede y nos dejamos arrastrar por los primeros espadas y nos saltamos las normas de ir y venir a un grupo en función de nuestros deseos, como se diría no se ha entendido nada. Reforzamos aquello que despreciamos. Somos cómplices de ese movimiento de “buenismo”, movimiento mental que huye del conflicto, que sigue fielmente las premisas que a modo de condicionantes, se agolpan en los labios secos de la ignorancia.
Lo conocido no nos lleva a ningún sitio. Nos atrapa en el pasado y repetimos como papagayos las lecciones aprendidas, sino ¿porque siguen repitiéndose los mismo movimientos? Me quedo con la frase de un amigo, Iñigo. Lo verdadero brota, no se invoca.
Sigo pongo en marcha.
Pedro Calvo


--


MIREN


El pasado fin de semana del 24 al 26 de Mayo 2013, celebramos el Encuentro de Amigos Krishnamurti en Segovia, como venimos haciendo cada año a lo largo de bastantes años.

En Segovia, al ser un Encuentro más numeroso de asistentes que otros, se establece la formación de varios grupos para que tengan lugar nuestros Diálogos después de visionar los Videos, donde se recogen los momentos en que Krishnamurti impartía la Enseñanza.

Se hicieron 4 grupos. Yo estuve en el grupo nº 4, en el jardín (dejando la Tebaida atrás) tomando el caminito de la izquierda, donde al fondo hay una mesa redonda de piedra rodeada por bancos de metal y arboles cuyas generosas ramas nos guarecían a la sombra.

Un Encuentro implica apertura, estar juntos involucrados en lo mismo, en aquello que se dé. Implica la posibilidad de mirar, de observar, indagar (penetrar) en nosotros mismos con autenticidad, es decir, de manera plena, total.

La sintonía entre los asistentes al Encuentro en cada grupo, facilita el estar juntos involucrados en lo mismo. Facilita también, la posibilidad de cuestionar todo lo personal, no de manera superficial, para observarlo juntos.

En nuestro grupo nº 4, hubo sintonía entre nosotros y facilitó el diálogo, el plantear preguntas, el dejar muchas de ellas sin respuestas, e incluso indagar. Alguno de nosotros, según nos adentrábamos en los Diálogos, iniciaron una indagación a mayor profundidad. Otros nos quedamos simplemente observando en silencio, escuchando hacía dónde otros penetraban. Seguir la escucha en quietud me hizo ver a donde no podía llegar.

Sin embargo, a veces puede ocurrir que no haya la misma apertura entre los asistentes y la sintonía no se dé, lo cual no facilita el diálogo, ni el estar juntos involucrados en lo mismo. Entonces, si no estamos muy atentos y no comprendemos lo que está ocurriendo en ese momento,se da una energía divisoria que crea una frustración y conflicto entre los asistentes , porque no podemos expresarnos y nuestras expectativas no están siendo satisfechas.

Si ante una situación dada, se origina un malestar a causa de que nuestro interés propio de obtener una satisfacción a nuestra necesidad de dialogar, observar, e indagar no está siendo posible, y comprendo la totalidad de lo que está ocurriendo, podré afrontarlo y la respuesta será un compartir con los demás con compasión, que es la acción que surge. Si, por el contrario, no puedo comprender lo que está ocurriendo porque no estoy atento y surge la ira con el hecho divisorio:"esto no, lo otro si", manifestaré la frustración apuntando y desplazando mi ira en los otros. Este resultado es una reacción dónde no habrá ninguna posibilidad de observar ni rescatar nada. (Esta reflexión la aprendí, la comprendí de un participante del Encuentro con el que fui en Dialogo en mi viaje de vuelta a Bilbao en coche).

Teniendo en cuenta que el conflicto en esencia es la distorsión por el interés propio, por el proceso divisorio de la dualidad: " el bien y el mal" base de nuestra moral.
"el debe ser y lo que es"
" el ideal y el hecho" (opuestos del pensamiento),
y teniendo en cuenta también que el motivo controla la percepción (cuando tengo un motivo, un perseguir un interés propio pierdo la percepción de la realidad y de ahí el problema psicológico), quiero resaltar aquí, como de enorme importancia de este Encuentro: el preguntarnos "¿podemos vivir sin conflicto?" como semilla en forma de pregunta, (no su pensamiento), como nos sugiere Krishnamurti, y dejarla germinar dentro de la tierra sin hacer nada más, sin preocuparnos de la respuesta, pues en si la pregunta ya tiene su enorme fuerza.

Por tanto, de la misma manera que hemos sido invitados a plantar esa semilla en forma de pregunta con el hecho real de ello: "el de vivir sin ningún conflicto", ¿podríamos plantar más semillas en forma de preguntas y dejarlas germinar en nuestros corazones?. Propongo unas cuantas, si os parece considerarlas:

¿Puedo percibir con motivo? o ¿Puedo percibir cuando no tengo motivo?
¿Que relación existe entre la observación y el amor?
¿Puede el cerebro ser libre de interés propio?
¿Cual es la relación entre el interés personal y el pensamiento?
¿Hay libertad dónde hay interés personal?
¿Que es el sufrimiento?
¿Que es el amor?
¿Puede el amor ser comprensión?

Y tantas otras preguntas que nos surjan y como semillas plantemos en nuestros corazones.

Para terminar, quisiera añadir una reflexión al comentario que hizo una asistente al Encuentro el último día (domingo) en la reunión final de todos los grupos. Era lo siguiente: dijo que "llevábamos muchos años asistiendo a los Encuentros de Amigos de Krishnamurti (20 o más) y que seguíamos igual de verdes, pues no nos dábamos cuenta de que llevamos un condicionamiento en nosotros (ego) que es como estar dentro de una cárcel", en un tono un tanto enérgico y matiz recriminatorio (aunque ella se incluía en la misma observación).
En primer lugar, el tiempo que llevemos es lo de menos, pues hemos visto que el ahora, el presente contiene todo el tiempo. En segundo lugar, tampoco tiene importancia que prestemos atención al resultado, pero tiene mucha importancia que prestemos atención a conocernos a nosotros mismos en profundidad instante a instante, y plantar semillas en forma de preguntas en nuestros corazones. Esto es para toda la vida, para todo momento sin tiempo. Somos transmisores del legado vivo de la Enseñanza.

Muchísimas gracias a los organizadores del Encuentro.

Con todo afecto,

Miren.

Grupo de Zaragoza: todo un éxito de asistencia!

Desde Zaragoza:

"La primera reunión Zaragoza ha reunido a 23 personas atraídas por las enseñanzas de J. Krishnamurti, en un ambiente propicio de diálogo y abiertos a compartir entre todos.

 
Han acudido muchos componentes de una iniciativa semejante anterior, muy conocedoras de las Enseñanzas y personas que hemos conectado con K más recientemente.
 
Esperamos que la reunión en torno al diálogo y a la comprensión de Krishnamurti se vaya consolidando en el siguiente paso, el próximo Sábado día 6 de Julio a las 18.00 en el mismo sitio; librería Albareda."


Gracias Juan por tu información y tu iniciativa!
Abrazos!


os dejamos algunos comentarios en Facebook tras el encuentro de Zaragoza el sábado pasado:


  • mas info aquí:

    peremoratilla@gmail.com

    Librería Albareda


    Info de nuestro facebook:

    https://www.facebook.com/krishnamurti.foroenespanol

  • Ricardo Lafuente Un éxito la reunión, han asistido 23 personas. Saludos.
  • Calvo Ignacio Valió la pena acudir a Zaragoza. Un encuentro de un buen número de personas que quieren compartir relación, amistad, con el nexo de las enseñanzas de Krishnamurti. Una reunión de gente seria que siente la necesidad de compartir y estar unida. Es de agradecer que alguien dé el paso y organice estos encuentros. Larga vida a este espacio de amistad y libertad.

Actualización Info de amigos K en Sevilla

Actualizamos la información sobre el grupo de Investigación de Sevilla.
Desde aquí muchas gracias a Jose María por su constancia y aportación!

Krishnamurtisevilla: Grupo de Investigación de las Enseñanzas de Jiddu Krishnamurti.
Reuniones: Viernes a las 18:00 horas.

Emails: krishnamurtisevilla@gmail.com y krishnamurtisevilla@yahoo.es

Teléfono: 647170217