Amar la realidad

Pregunta: ¿Cómo puede la gente, incluyéndome yo mismo, tener este amor por la realidad?

Krishnamurti: No podéis tenerlo, señor; no podéis comprarlo. Para los que no conocen el amor, ningún sacrificio ni intercambio lo traerá ¿Cómo conseguís el amor? ¿Por la práctica, por el esfuerzo, porque se os diga día tras día, año tras año, que améis? La mera bondad no es amor; pero el amor incluye la bondad, la amabilidad, el interés por otro. Como veis, el amor no es un resultado final; y en el amor no hay apego. El amor sólo viene cuando no hay temor. Puede uno estar casado, vivir con una familia y amar sin apego. Pero eso es increíblemente arduo; eso requiere vigilar todo el tiempo.