Comprender por uno mismo


"Casi todos estamos acostumbrados a trabajar juntos según las líneas de la autoridad establecida. Nos reunimos para desarrollar un concepto o promover un ideal, y todo esto requiere convicción, persuasión, propaganda y demás. Este trabajar juntos por un concepto, por un ideal, es completamente distinto de la cooperación que surge al ver la verdad y la necesidad de poner esa verdad en acción. Trabajar bajo el estímulo de la autoridad -ya sea la autoridad de un ideal o la autoridad de una persona que representa ese ideal- no es verdadera cooperación. Una autoridad central que conoce muchísimo o que tiene una fuerte personalidad y está obsesionada por ciertas ideas puede forzar o persuadir sutilmente a otros para que trabajen con ella; pero éste no es, ciertamente, el trabajo en conjunto de individuos alertas y vitales.
En cambio, cuando cada uno de nosotros comprende por sí mismo la verdad de cualquier problema, entonces nuestra comprensión común de esa verdad conduce a la acción, y una acción semejante es cooperación. Aquél que coopera porque ve la verdad como verdad, lo falso como falso y la verdad en lo falso, también sabrá cuándo no cooperar, lo cual es igualmente importante."

de "El Arte De Vivir"

K " Diario II " - Brockwood Park - Septiembre 16, 1973



"El mar se extendía ante uno y en el aire se percibía el perfume de los eucaliptos. Era un hombre pequeño, delgado y de fuertes músculos; había venido de un país muy lejano, y estaba tostado por el sol. Después de unas pocas palabras de saludo, se lanzó a emitir críticas. ¡Qué fácil es criticar sin saber cuáles son realmente los hechos! Dijo: “Puede que usted sea libre y que viva real mente todo aquello de que habla, pero físicamente se halla en una prisión protegida por sus amigos. Usted no sabe lo que está pasando a su alrededor. Hay personas que han asumido la autoridad, aun cuando usted mismo no es autoritario”.
No estoy seguro de que usted esté en lo cierto res pecto de esta cuestión. Para conducir una escuela o cualquier otra cosa, tiene que haber cierta responsabili dad, y ésta puede y debe existir sin las implicaciones au toritarias. La autoridad es totalmente perjudicial para la cooperación, para que podamos discutir cosas juntos. Esto es lo que hacemos en todo el trabajo en que esta mos empeñados. Este es un hecho real. Si puedo señalar lo, nadie se interpone entre mí y otras personas.
“Lo que usted está diciendo es de la máxima impor tancia. Todo lo que usted escribe y dice debe ser impre so y hecho circular por un pequeño grupo de personas serias y consagradas. El mundo está estallando y a usted lo pasa por alto”.
Me temo otra vez que usted no se da cuenta totalmen te de lo que sucede. En un tiempo, un pequeño grupo tomó la responsabilidad de propagar lo que se había dicho. Ahora, también, un pequeño grupo ha asumido la misma responsabilidad. Si a uno se le permite señalarlo nuevamente, usted no se da cuenta de lo que está suce diendo.
Él hizo varias críticas más, pero éstas se basaban en presunciones y opiniones efímeras. Sin defender nada, uno indicó lo que realmente está ocurriendo. Pero...
Qué extraños son los seres humanos.
Los cerros retrocedían alejándose, y ya lo rodeaba a uno el ruido de la vida cotidiana, el ir y venir, el dolor y el placer. Un árbol solitario sobre un montecillo era la belleza de la tierra. Y a gran profundidad en el valle había un torrente, y junto a él corría un ferrocarril. Uno debe dejar el mundo para ver la belleza de ese torrente."


Vuestras palabras


Reflexión de Sito
Si tenemos que descubrir algo que sea nuevo, tenemos que empezar desde cero, es decir, dejar apartadas todas las prenociones sobre lo que creemos saber acerca de lo que nos proponemos investigar. Tuve varias charlas personales en el encuentro sobre lo que yo he querido llamar “dialéctica Krishnamurtiana”, pues ciertamente creo que con frecuencia hemos caído en ella sin percatarnos de que al hacer esto estamos introduciéndonos en otro patrón, el patrón de K, traicionando así de manera esencial la enseñanza.
Empezemos hablando sobre la paradoja del lenguaje. Es poco frecuente obtener una comprensión total e instantánea (insight) a través del leguaje. Como muchas veces puntualizaba K “la comprensión verbal de la guerra no ha acabado con ella”, pero si estamos obligados a entendernos los unos con los otros de alguna manera, es a través del lenguaje.
Por esta razón, he decidido emplear una mezcla de análisis gramatical y filosófico personal como comienzo, teniendo en cuenta que el todo siempre es más que la suma de las partes por separado, pero siendo las partes palabras cargadas de un significado que no tiene porque ser el mismo para unos que para otros. No creo que sea prudente pasar a indagar la cuestión de ser una luz para uno mismo sin establecer las bases de lo que significa, al menos para mí, cada una de estas palabras.
Voy a dividir la frase en dos partes. Primero “ser una luz”. Esta primera parte es sin duda la acción, que a de ser por necesidad acción de “ser” algo, en este caso “luz”. Más adelante proseguiremos con la acción (“ser”) y lo que es (“luz”). Ahora nos detendremos un poco en la palabra “una” o “un” que expresa varias cosas, pero sobretodo se refiere a “lo que no se puede dividir”. Creo que esto es exactamente lo que quería matizar K, que la luz no se puede fragmentar, ha de ser una para todo. No pueden ser luces de distinta intensidad para la familia o para el trabajo o para el ocio, ha de ser una luz que este presente en todo momento y con la máxima intensidad. Para mí la palabra que me viene a la cabeza para significar lo que une el “ser” con la “luz” es “unicidad”, que según el diccionario significa “cualidad de único”, significando esto a su vez “extraordinario o que no hay otro igual”, o sea, que la unicidad se podría definir como “cualidad de lo que es extraordinario”. Por tanto, estamos siendo algo extraordinario e indivisible: ser UNA luz.
¿Pero que es “ser”? Todos damos por hecho que sabemos lo que es, pero ¿Qué significa? Desde luego en los tratados de filosofía no hay un consenso sobre lo que significa.
Según Martin Heidegger, la definición del ser es uno de los mayores errores en la historia de la filosofía, al definir este la metafísica como el olvido del ser. Parménides lo define como lo que hay o existe y que es completamente opuesto a la nada. Según Aristóteles el ser es sustancia compuesta de materia y forma y Platón dirá que el ser es una idea inmaterial.
Aún así, la definición más aceptada es la de “una entidad capaz de definirse a sí misma frente a un medio”, refiriéndose esta al ser como ente (entidad). Pero “ser” es un verbo, y como tal se define también como “tener una cualidad” (hay más definiciones pero esta es la que creo que se adapta más al contexto).
Teniendo todo esto sobre la mesa voy a definir lo que para mí significa la palabra “ser”: no puedo aceptar que sea un ente que se define a sí mismo, pues entraríamos en el problema del observador y lo observado. He de distanciarme de mí para definirme y por lo tanto lo que estaría definiendo no sería yo. Pero si puedo aceptar y acepto que tengo una existencia, existo, no porque piense, sino por que soy consciente de estar existiendo aquí y ahora, que es el único momento en que la existencia como tal, se da. Además, soy consciente igualmente de que hay otras existencias coexistiendo conmigo y con las que me relaciono en distintos medios. Con todo esto, yo diría que “ser” es “la cualidad de relación que se tiene con la existencia a cada momento”.
Al hablar de “luz” mi opinión es que K utilizaba una metáfora, y he de reconocer que durante las charlas de mi grupo me puse un poco de los nervios porque no llegábamos a definir lo que significaba realmente esa “luz”. Recuerdo comentar en un momento de la charla: “¿Qué quiere decir realmente ser una luz? ¿Me convierto en luz o irradio como un gusi-luz?” y aunque alguien se rió, creo que otros se ofendieron, así que pido perdón, pues no quería ofender a nadie. A pesar de esto tengo que volver a preguntar: ¿Qué significa para K esta luz? ¿Qué significa para nosotros? K nos impele a que haya luz en nosotros, porque donde no hay luz, hay oscuridad; donde no hay absoluta sinceridad, hay engaño; donde no hay amor, hay mediocridad; y donde no hay pureza, no hay verdad. Por todo esto yo diré que lo que K llama “luz”, para mi es “lo que es puro y verdadero”.
Si “ser una luz” es la acción que yo ejecuto, entonces “para sí mismo” se refiere al receptor de la acción, que también soy yo. Pero ¿puedo dividir la acción entre ejecutar y recibir? K nos dice que la comprensión es acción instantánea y no divisiva. Aquí es donde el lenguaje es un poco escurridizo. Ser una luz para si mismo es ser una luz para todo lo demás. Y no solo eso, sino que no se puede ser una luz para lo demás sin ser una luz para sí mismo, pues en ese proceso es donde se da el engaño, el auto-engaño, la mediocridad y en definitiva, el predicar moral para los otros sin practicarla nosotros.
Así que, teniendo en cuenta todo lo que hemos comentado hasta el momento y resaltando también que esta reflexión es totalmente personal e idiosincrática, a la pregunta “¿Qué significa ser una luz para si mismo?” yo responderé que es “la relación de unidad que tengo con lo que es puro y verdadero en mí a cada momento”.
Estas son mis reflexiones sobre el tema que nos llevó a (al encuentro) y que, de alguna forma, necesitaba plasmar y compartir.
Sin más, un saludo a todos y nos vemos en el próximo encuentro.

Sito Sánchez

Regreso de Verano: el Centro está abierto

Ya hemos vuelto y gracias a las personas colaboradoras que abren el Centro podréis ir en los horarios previstos:

Centro de Información Krishnamurti de Madrid
Gran Vía, 33 Piso 6º Dcha. Madrid 28013
Email: krishnamurtimadrid@gmail.com

HORARIOS

- Martes 19:00h Proyección de DVD's
- Miércoles 19:30h Observación en Silencio
- Viernes 19:30h Diálogos de Investigación

Todas las actividades son gratuitas, son bienvenidas las donaciones para mantener el funcionamiento del Centro.

Encuentro en La Vera, este fin de semana!

Para los rezagados, os informamos de nuevo: es este fin de semana, si os apatece pasar un fin de semana tranquilo en la naturaleza a dos horas de Madrid, en La Vera, una región de gran belleza y con amigos interesados en Krishnamurti. Llamad a Belén! 600292173 ó al 916302943 Habrá recolección de uvas e higos para llevaros a casa los que queráis.

Saludos desde El Centro!