Después de LA VID , comentarios de participantes


Queridos amigos, Feliz Otoño!
Inmersos en una nueva etapa del año, no perdamos de vista nada de lo que ocurra (dentro y fuera) y sigamos investigando juntos.
El Encuentro en La Vid, tuvo lugar hace quince días y vamos a ir publicando aqui y en facebook algunos comentarios, tantos como nos vayan llegando a esta modesta redacción. Os animamos a colaborar en este sentido y expresaros, que nadie se quede con las ganas de decir lo que piensa!
Un fuerte abrazo.


Reflexiones después de La Vid

¿Donde fijamos nuestra atención? Por ahí hemos empezado en el diálogo. Es decir, nos fijamos en los problemas....
Era de noche y los chavales jugaban fuera a orillas del Duero con linternas, en una noche de luna llena. Una experiencia nueva para estos jóvenes de ciudad; algo extraordinario, algo apasionante por lo novedoso.
Nos pasamos la vida regurgitando alimento comido decenas de veces, pareciera hubiésemos perdido la capacidad de tocar lo nuevo a diario. no de forma esporádica. Hemos perdido la capacidad de entrar en contacto con lo bello a diario, no de forma esporádica.
Es decir, ¿podemos introducir en nuestra cotidianidad aspectos que no pertenezcan al movimiento de lo registrado por el pensamiento? ¿Podemos estar en contacto con creatividad en estado puro, de sentir esa pasión, tener ese fuego dentro de nosotros (porque lo estemos tocando)? ¿Se puede vivir de esa manera? ¿Es posible cambiar nuestro enfoque? ¿Qué interés tiene fijarnos en nuestros problemas?
Existe un universo alrededor de nuestros problemas. Lo nuestro es una cosa nimia, pequeña, insustancial. El día que muramos ¿a quien le importa lo que le haya pasado a este ser personal?
Pero la vida, lo que es la manifestación de un ser viviente con existencia, eso sí, es trascendente. ¿Puede uno vivir con esa trascendencia? ¿Puede uno vivir con esa vitalidad, con esa energía, con esa inmensidad? ¿Puede uno tocar eso? ¿Esta al alcance del ser humano?

Alfonso