Paz


"En la siguiente cita K, en una charla dada en su pueblo natal en el año 1956, analiza la paz como un elemento a ser comprendido internamente, en relación con el nacionalismo, la religión y el conflicto:

Primera charla en Madanapalle,1956

Pregunta: ¿puede haber paz mundial, sin un gobierno mundial que la establezca y la mantenga? ¿Y como puede esto hacerse?

Krishnamurti: ¿La paz es interna o externa? ¿Puede la paz ser establecida por gobierno alguno, incluso si hubiese un gobierno para todo el mundo? Puede establecerse el orden en lo externo, sin la constante amenaza de la guerra, pero incluso eso puede tener lugar solo cuando no hay nacionalismo, cuando no hay fronteras, ya sean políticas o religiosas. De modo que hemos de ser claros sobre que queremos decir con la paz.

 (...)  La paz es de la mente. ¿Y puede la mente estar en paz mientras esta sea ambiciosa, codiciosa, envidiosa? ¿No es la mente codiciosa, envidiosa, adquisitiva la que ha creado esta sociedad de lucha en la que vivimos? Nuestra sociedad esta basada en la adquisición, la envidia, la codicia, la ambición dirigida a ser algo; de modo, que en nuestra sociedad hay un constante conflicto y batallar.

 De modo que la paz es de la mente. Esta no puede crearse simplemente por medio de la mera legislación. (…) mientras exista el espiritu nacionalista, que crea gobiernos soberanos con sus respectivas fuerzas armadas, mientras haya fronteras y divisiones raciales, estamos condenados a tener guerras. Por ello el hombre pacífico no pertenece a ningún país, ni puede pertenecer a religión alguna, por que la religión en la actualidad es meramente un dogmatismo organizado.

 Esto que llamamos paz es algo que ha de comprenderse internamente, y no simplemente por medio de la legislación o a través del consenso de  opiniones diversas.  Si lo observamos vemos como rendimos culto al nacionalismo y enaltecemos la bandera de un país en particular. Nos identificamos con lo que llamamos India porque, siendo pequeños, vacíos internamente, y viviendo en un pequeño lugar como Madanapalle, esto nos da cierto orgullo, alienta nuestra vanidad llamarnos indios; y por ese orgullo y vanidad estamos dispuestos a matar y a ser matados. Este complejo proceso psicológico, que se da en cada país, ha de ser comprendido por cada uno de nosotros, y no simplemente legislar en su contra. De modo que un hombre verdaderamente religioso es alguien que no pertenece a ninguna religión ni país en particular."