LA PAZ INTERIOR - Encuentro en 29, 30 y 31 de MAYO

Os informamos de que el próximo encuentro anual  tendrá lugar el último fin de semana de Mayo, los días: 29, 30 y 31. Nos reuniremos en el mismo lugar de siempre

Aquellos interesados en participar podéis escribirnos aquí: krishnamurtimadrid@gmail.com 


Estamos preparando el Encuentro y como solemos hacer os animamos a compartir vuestras sugerencias al respecto.

Iremos actualizando información en este blog.

El tema elegido este año es "LA PAZ INTERIOR"

Meditar

Mario comparte hoy con nosotros esta reflexión sobre la meditación:

La meditación es un tema esencial a lo largo de la obra de Krishnamurti. En sus escritos, charlas, conferencias o diálogos aparece constantemente y le daba una importancia extraordinaria. La mayoría de las publicaciones que hoy tenemos en las librerías son transcripciones de sus conferencias que fueron innumerables a lo largo de su vida. De todas esas obras hay una, que podemos definir como un auténtico manual de meditación, el Diario I que escribió durante siete meses a comienzo de los años sesenta. En él Krishnamurti utiliza 
la palabra meditación unas 120 veces para decirnos lo que es la meditación, pero también lo que no es; y sólo en una ocasión el verbo meditar.


"Meditar es vaciar la mente de todo pensamiento" Krishnmaurti en el Diario I, pag.178, Ed.Edhasa, 1978



"Krishnamurti procedió a instruirnos en la forma correcta. Nos dijo que nos sentáramos tranquilamente, preferiblemente con las piernas cruzadas y la espalda recta, de forma que la
 sangre pudiera circular libremente al cerebro. Primero, debíamos comprobar si el cuerpo podía estar completamente quieto, lo que era absolutamente importante. Si se movía debíamos preguntarnos por qué, no forzarlo a estar quieto. Primero, debemos mirar todo y, habiendo mirado, mantener nuestros ojos cerrados y fijos en una posición, pues el movimiento del ojo induce al movimiento del pensamiento. Luego, la mente. Encontramos que no puede estar tranquila, estamos pensando sobre una y otra cosa, sobre la comida, el sexo, los exámenes, etc. Muchas de estas cosas podían estar ocupando nuestros pensamientos porque todavía las teníamos pendientes. Así que tenemos que terminar las cosas, ponerlas en el lugar correcto. No debemos intentar controlar este movimiento. Debemos observarlo sin decir que es bueno o malo. No hay pensamiento bueno o malo. Sólo hay pensamiento. No debemos identificar, justificar o condenarlo, sino simplemente seguirlo. Eso es mirarlo sin nombrarlo, sin el observador. El pensamiento es como una flor: nace, florece y muere. Cuando se le deja solo para que siga su camino natural, cada pensamiento se completa en sí mismo y llega a un final. Así que si a los pensamientos se les permite que mueran en esta conciencia sin elección, cada vez habrá menos pensamientos. Y si esto se mantiene, en cierto momento no hay pensamientos en absoluto y entonces la división entre lo interno y lo externo se disuelve causando el florecimiento de los sentidos y el despertar de la natural inteligencia del cuerpo" (Javier Gómez Rodríguez, The Link, nº 18, mayo 2000)


Nuevo tema del Foro del Centro

Aquí tenéis el nuevo tema para finales de Marzo, será discutido en el FORO


Algo muy sencillo 

Como sabéis, estos escritos son reflexiones en voz alta cuyo propósito es la reflexión y el diálogo del grupo.

Me gustaría señalar algo y no sé muy bien cómo podría expresarlo. Se trata de explicar un tipo de movimiento en el cual uno deje de explicarse; vivir con el movimiento de lo que esta fuera de uno.

Vamos a ello: estas siempre explicando tu movimiento, con lo cual centras tu observación y tu dolor; te estas reconstruyendo constantemente desde el conocimiento, desde el pasado, desde el condicionamiento, ello necesariamente ha de crearte dolor y desesperación. Vive con el movimiento de lo que esta fuera de ti, mira cada cosa con la que entras en contacto, muévete con ella, se uno con el compañero de trabajo, con el niño que juega, con el músico callejero, con el aire fresco de la noche, con el danzar de las hojas, sin palabras, sin juzgar. Moviéndote con lo que no eres te abres a lo que no esta en ti, entras en contacto con la realidad de lo que esta dándose en cada instante. Si miras lo que no esta dentro de ti, entras a formar parte de la realidad del instante. Ahí el dolor ha dejado de existir. Ese es el primer paso y el último.


Un fuerte abrazo.
Alfonso

La belleza y el sexo


La belleza no es el placer del pensamiento, pero es el pensamiento el que da placer a la belleza. De la misma manera, cuando amamos y hay sexo, el pensamiento da continuidad al placer a través de la imagen de lo que se ha experimentado y de lo que ha de repetirse mañana. En esta repetición hay un placer que no es belleza. La belleza, la ternura y el sentido total del amor no excluyen el sexo. Pero en estos días cuando todo es permitido, parece que el mundo ha descubierto de pronto el sexo, y este se ha vuelto extraordinariamente importante. Probablemente ese es el único escape y la única libertad que el hombre tiene ahora; en todo lo demás es atropellado, amedrentado, profanado intelectual y emocionalmente; y en toda forma es un esclavo, está destruido y se siente libre sólo durante la experiencia sexual. En esa libertad disfruta de cierto deleite y quiere repetirlo. Al ver todo esto ¿dónde está el amor? Solo una mente y un corazón plenos de amor pueden percibir el movimiento total de la vida. Entonces, cualquier cosa que haga, un hombre que posee amor es moral, bueno, y lo que hace es bello.


"El vuelo del águila" pag. 82 Ed. Paidós 

Así fue la excursión del pasado 8 de Marzo





El pasado domingo estuvimos de excursión un grupo de 23 personas y un
perro. Salimos de Madrid a la hora prevista y en una hora estábamos enLa Badía. El tiempo era espléndido y más teniendo en cuenta el
temporal que habíamos tenido sólo 48 horas antes. Al poco fueron
llegando los que venían de otras zonas. Cuando estuvimos todos
volvimos a coger los coches y en menos de media hora subimos a la
montaña, a El Piélago.
Nada más empezar la marcha nos tocaba subir un repecho de unos 200 metros para después llegar a las ruinas de la ermita. La vista es espléndida. Al sur Talavera y el río Tajo. Más al este, el río
Alberche con el embalse de Cazalegas. Al oeste, el valle del Tiétarcon Gredos cubierto de nieve. Y al norte los bosques de robles y pinosque cubren gran parte de la sierra de San Vicente.

Después bajamos hacia el convento donde comentamos que a partir del
próximo mes de mayo comenzaremos en ese lugar los "Retiros de
Silencio", un sábado al mes. Volvimos campo a través al camino y nos
detuvimos un instante para admirar un hermoso "nevero" de piedra donde
los monjes antiguamente guardaban la nieve durante el año.

Emprendimos la marcha, ya por un buen camino, y aprovechamos una
explanada muy soleada para recuperar fuerzas, charlar, bromear y hacer
grupo. En ese punto el paisaje cambiaba pues ya divisábamos al norte
una gran extensión del Sistema Central todavía con nieve en sus cimas.

Proseguimos el camino descendiendo y adentrándonos en el bosque. A
nuestra derecha, hacia abajo, contemplábamos algunos pueblos,
diminutos en la distancia. El más cercano es El Almendral de la Cañada
que tiene su nombre por la Cañada Real Leonesa que le cruza buscando
las tierra de Extremadura. Allí, también nació Ana del Almendral, fiel
colaboradora de Santa Teresa de Ávila.

Después de varios kilómetros de tranquilo caminar descubrimos varios
manantiales que nos indicaban la cercanía de los antiguos huertos de
Navamorcuente. Y, sobre todo, nos ponía en alerta a algunos de que la
cabaña de Miguel Jerónimo podría aparecer como por encanto entre la
maraña de robles. Dejamos la plácida pista y pasado un pequeño y
complicado trecho surgió la terraza de parcela donde se asienta. La
visión del valle y de la pared rocosa de Gredos era espléndida. El
lugar invitaba a la contemplación. El tiempo era ideal y el sol algo
poniente nos calentaba por el costado izquierdo. Unos se sentaron a
comer de nuevo, a otros el cuerpo les pedía recogerse en silencio y se
alejaron del jaleillo. Pero todos mirábamos complacidos los árboles,
la nieve lejana y la inmensidad que abarcaba nuestra vista. Valía la
pena haber madrugado un domingo.

El tiempo pasó sin darnos cuenta y como todavía nos quedaba una hora
hasta Navamorcuende -donde habíamos dejado los coches-, emprendimos el
último trayecto de nuestra excursión. Por suerte durante toda la
bajada un sol suave nos acompañó de cara. El camino era más angosto
que por la mañana, y a veces las jaras y las retamas rozaban nuestro
cuerpo como si nos saludaran. La charla era distendida y se formaban
pequeños grupos, se oían risas y bromas, y pronto estuvimos en el
punto de llegada.

Detrás de nosotros la montaña se cubría de sombras y nos fuímos
despidiendo después de un día inolvidable.

Un abrazo
Mario



Excursión de mañana día 8 de Marzo




Fase 1: Madrid – La Badía (duración aprox.: 55- 60 min.)

Fase 2: La Badía- El Piélago (duración aprox.: 25 min.)

Ante un Mundo en Crisis



Pregunta: Yo quiero servir y ayudar a mis semejantes. ¿Cuál es la mejor forma?


Krishnamurti: La mejor forma consiste en empezar a entenderos y modificaros vosotros mismos. En el deseo de ayudar y servir al prójimo se halla oculta la vanidad, el engreimiento. Cuando uno ama, ayuda. Este afán de ayudar nace de una vanidad.

Si queréis ayudar a otro ser tendréis que conoceros a vosotros mismos, pues vosotros sois el otro ser. En lo externo podemos ser diferentes; amarillos, negros, morenos o blancos. Pero a todos nos mueve el deseo, el miedo, la codicia o la ambición; por dentro nos parecemos mucho. Sin entenderse a sí mismo, nadie puede entender ni servir realmente al prójimo. Sin conocimiento propio, ¿cómo podréis tener conocimiento de las necesidades ajenas? Sin el conocimiento de sí mismo, el hombre actúa en la ignorancia y engendra sufrimiento.

Consideremos esto. La industrialización se difunde rápidamente a través del mundo, impulsada por la codicia y por la guerra. La industrialización puede dar trabajo y alimentar a la gente, ¿pero cuál será su resultado final? ¿Qué le ocurre a un pueblo altamente desarrollado en el aspecto técnico? Será más rico, tendrá más automóviles, más aviones, más lugares de diversión, más cinematógrafos, casas mejores y en mayor número, ¿pero qué le acontece como conglomerado de seres humanos? Que ellos se vuelven cada vez más duros, más mecánicos, menos creadores. La violencia se extendería y el gobierno, en tales circunstancias, es la organización de la violencia. La industrialización podrá traer mejores condiciones económicas, ¡pero con qué espantosos resultados! Conventillos y barrios miserables, antagonismo entre trabajadores y no trabajadores, caudillos y esclavos, capitalismo y comunismo, es decir, todo ese caos que se extiende rápidamente a diversas partes del mundo. Suele decirse que por suerte habrá elevación del nivel de vida, que la miseria será liquidada, que habrá trabajo, libertad, dignidad y otras cosas más. Lo que hay y que continúa, mientras tanto, es la división de los hombres en ricos y pobres, en poderosos y ambiciosos de poder. ¿Y el final de todo ello, cuál es? ¿Qué ha sucedido en Occidente? Guerras, revoluciones, amenaza constante de destrucción, infinita desesperación. ¿Quién brinda ayuda a quién, y quién sirve a quién? Cuando todo cae destruido en torno nuestro, los hombres de pensamiento tienen que investigar a qué causas profundas ello obedece. ¡Son tan pocos, empero, los que parecen formularse ese interrogante! El hombre al que una bomba le hace volar la casa envidia sin duda al hombre primitivo. La civilización ha sido llevada a los pueblos “atrasados”... ¡pero a qué precio! No basta servir a nuestros semejantes; hay que considerar cuáles serán las consecuencias de dicho “servicio”. Pocos son los que perciben las causas más profundas de tanto desastre. No es posible destruir la industria ni prescindir de la aviación; lo que si resulta posible es extirpar de raíz las causas que conducen a su mal empleo. Las causas de todo ese espanto residen en vosotros mismos. Podréis desarraigarlas, lo que representa sin duda una tarea difícil. Pero como el hombre no hace frente a esa tarea, trata de legalizar o prohibir la guerra; surgen los pactos, las ligas, la seguridad internacional y otras cosas por el estilo. Pero la codicia, la ambición, se sobreponen a ellas, lo que trae como consecuencia la guerra y las catástrofes.

Para ayudar a los demás, habréis de conoceros a vosotros mismos. Los demás, al igual que vosotros, son el resaltado del pasado. Estamos todos en relación los unos con los otros. Si padecéis en lo intimo de vuestro ser la enfermedad de la ignorancia, la mala voluntad y la ira, inevitablemente difundiréis en torno vuestro enfermedad y sombras. Si sois íntimamente sanos e íntegros, difundiréis luz y paz; no siéndolo, contribuiréis a producir peor caos y mayor miseria. Entenderse a uno mismo requiere paciencia, tolerante y despierta conciencia. El “yo” es una obra en varios tomos que no puede leerse en un día; pero una vez comenzada esa lectura, hay que leer cada palabra, cada frase, cada párrafo, ya que en ellos están las insinuaciones del todo. El comienzo de esa obra es el final de la misma. Si sabéis leerla, encontraréis la suprema sabiduría.


Del libro "Ante un Mundo en Crisis"
Capítulo VI Problemas Económico-Sociales
Ojai, California 1944

Si alguien quiere leerlo en el original aquí lo encontrará en inglés: